actualidad
Jueves, 12 Mayo 2022

Mujeres Seguras y Libres hace un llamamiento ante la aparición de la violencia de género en la etapa perinatal

El maltrato durante el embarazo provoca una alta tasa de morbimortalidad, no sólo de las mujeres gestantes, sino también del futuro hijo que se está desarrollando en su interior.

La violencia de género puede aparecer a lo largo de todas las etapas de la vida de las mujeres, sin embargo, existen situaciones de mayor vulnerabilidad como es la gestación y periodo perinatal. Como indican numerosos estudios, el embarazo y el periodo alrededor del embarazo es considerado como un factor de riesgo en la aparición de la violencia de género.

Afortunadamente, las mujeres gestantes mantienen un contacto frecuente con el personal sanitario, por lo que el embarazo es un período oportuno y de extrema importancia para poder proporcionar una adecuada atención prenatal y detectar y prevenir casos de maltrato. La formación y sensibilización de los profesionales que atienden a mujeres embarazadas resultan unas de las estrategias fundamentales en la lucha contra la violencia de género durante la gestación.

Por ello, desde el programa Mujeres Seguras y Libres prestamos especial atención a este momento de la vida de las mujeres y promocionamos la salud física, psicológica y emocional y el bienestar integral de la persona como estrategia de prevención de este tipo de violencia y contribuyendo así al bienestar de las mujeres y de la población en general.

El primer miércoles del mes de mayo se celebra el día de la Salud Mental Perinatal para visibilizar este problema de salud mental que afecta a la salud de las mujeres y que es aún muy desconocido.

Los problemas de salud mental perinatal, principalmente la depresión, afectan aproximadamente al 10% de mujeres embarazadas y el 13% de mujeres durante el primer año tras el parto. Estas cifras ascienden al 15.6% y al 19.8% en países en vías de desarrollo.

Las cifras hablan por sí solas y son muy preocupantes: el 75% de los casos no son correctamente diagnosticados ni tratados, a pesar de lo importante que es cuidar la salud mental en la etapa perinatal ya que el embarazo y la crianza de los hijos es una de las etapas más importantes y estresantes que una familia atraviesa a lo largo de su ciclo vital.

La existencia de estos problemas dificulta su vivencia ya que interfiere en el establecimiento y mantenimiento del vínculo afectivo, dificulta la respuesta ante las necesidades del bebé y es causa de gran sufrimiento tanto para la madre como para la familia. Además, estudios actuales indican que el suicidio es una de las principales causas de muerte materna durante el primer año tras el parto.

Algunos de los síntomas asociados a estos problemas de salud mental en torno al periodo perinatal pueden ser, tristeza o apatía, ideas recurrentes de dañarte a ti misma o al bebé, preocupaciones o miedos excesivos, dificultad para concentrarse, sentimiento de incapacidad para asumir los cuidados del bebé, trastornos del sueño, cansancio y falta de energía, cambios de humor radicales, comportamiento desorganizado, entre los más destacados.

Autocuidado y recomendaciones

Nuestro equipo de trabajo quiere hacerte una serie de recomendaciones para prevenir y tratar estas circunstancias:

  • Tanto en el embarazo como tras el parto comunícate con los y las profesionales sanitarias y cuéntales todo aquello que te preocupe o inquiete. Si has experimentado ansiedad, estrés, depresión o algún otro trastorno de salud mental antes del embarazo hazlo saber.
  • La mejor forma de prevenir es anticiparse: piensa en la etapa que está por llegar, los cambios que va a suponer en tu vida, habla con tu pareja o familia sobre la organización y reparto de tareas tanto en el embarazo como en el posparto.
  • Cuídate y deja que te cuiden: si no te cuidas, difícilmente podrás cuidar de otros. Cuida tu mente: descansa cuanto puedas y no seas exigente contigo misma. Cuida tu cuerpo: el ejercicio físico reduce la ansiedad, el estrés, y causa bienestar. Pide ayuda tanto a tu familia como a los profesionales siempre que lo necesites.
  • Aliméntate bien: La dieta mediterránea tiene un efecto protector y de tratamiento contra la depresión. Asegura una dieta rica en ácidos grasos omega 3 (pescado mínimo 4-5 veces/semana) y vitamina D (huevos, pescado azul, queso). La exposición diaria a la luz solar (10-20 min.) te ayudará a sintetizar la vitamina D y a mejorar tu estado de ánimo. La lactancia materna exclusiva tiene efecto protector contra la depresión posparto.

El programa Mujeres seguras y libres "Programa para la sensibilización y prevención en violencia de género en mujeres inmigrantes" está financiado por el Fondo de Asilo, Migración e Integración y el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y la Dirección General de Programas de Protección Internacional y Atención Humanitaria del Gobierno de España.

COLABORA