El concepto de salud reproductiva implica, entre otros aspectos, que las mujeres y hombres puedan elegir métodos de control de la fertilidad seguros, accesibles y eficaces, y que ambos puedan acceder a los servicios de salud adecuados.

 

La planificación familiar es una herramienta fundamental para lograr la salud reproductiva, ya que otorga a la mujer la capacidad de decidir sobre el número de hijos que quieren tener y el intervalo entre embarazos, reforzando así una serie de derechos humanos como son el derecho a la libertad de expresión, al trabajo o a la educación. Además de los beneficios que tiene para la salud de la mujer evitar situaciones de riesgo como embarazos a edades tempranas o periodos intergenésicos demasiado cortos, la planificación familiar también tiene otros beneficios como el aumento de la autonomía para las mujeres.

 

 A día de hoy se estima que alrededor de 270 millones de mujeres en edad reproductiva en el mundo tienen necesidades desatendidas en materia de anticoncepción, debido a la escasa oferta de métodos, acceso limitado a los servicios de planificación familiar, o por motivos culturales o religiosos. Por ello desde el Programa mujeres seguras y libres trabajamos la planificación familiar como herramienta para lograr una mayor autonomía y autocuidado en nuestras usuarias, fomentando la toma de decisiones en materia de su salud reproductiva.

 

 

 

 

El Programa para la sensibilización, prevención y protección integral en violencia de género en mujeres inmigrantes y sus descendientes «Mujeres seguras y libres» está financiado por el Fondo de Asilo, Migración e Integración y el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Gobierno de España.

 

Síguenos en Twitter, Facebook, e Instagram

COLABORA